Home Principios bíblicos sobre las finanzas

Principios bíblicos sobre las finanzas

Dios nos dio instrucciones y reglas especificas para administrar el dinero, tiempo y todos los recursos (espirituales y seculares) que tenemos porque nos ama y se preocupa por nosotros. En la Biblia encontramos más de 1,600 versículos que se refieren al dinero y a las posesiones.

El Señor sabía que necesitaríamos sabiduría para usar el dinero, por eso reveló en la Escritura los principios acerca del trabajo, las ganancias, los gastos, los ahorros, las inversiones, el dar, el salir de deudas y la enseñanza que se les debe dar a los hijos sobre cómo manejar el dinero.

El Señor Jesús nos enseñó que no debemos hacer demasiado énfasis en el, ni tampoco debemos darle poca importancia.

Palabras Claves: Finanza, dinero, presupuesto, planificación, gastos, ahorros, etc.…

Principios bíblicos sobre las finanzas

Actualmente el manejo del dinero es un tema muy importante, a tal nivel que se han producidos muchos libros, seminarios y cursos para educar a las personas sobre este tema.  Sin embargo, la Biblia nos habla claramente sobre las finanzas; Dios nos enseña que según manejamos nuestro dinero, es un reflejo de lo que hay en nuestro interior (corazón).  

Así que, como manejemos nuestras finanzas en nuestro diario vivir, nos afectará positiva o negativamente.  

 

Tres grandes principios bíblicos respecto al dinero y los recursos   

1- Dios es el dueño de todo.

La Biblia deja muy en claro que este mundo y todo lo que hay en él, pertenece a Dios. Dios es Quien creó todas las cosas; por lo tanto, todas las cosas le pertenecen. La Biblia dice:

  • De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en el habitan (Salmo 24:1).
  • Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos (Hageo 2:8).
  • Porque mía es toda bestia del bosque, Y los millares de animales en los collados. . . . Porque mío es el mundo y su plenitud (Salmo 50:10, 12).
  • Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos (1 Crónicas 29:11).

2- Todas las cosas provienen de Dios.

No sólo Dios es el dueño de todas las cosas, sino que todo lo que recibimos proviene de Él. Es Dios quien nos da las fuerzas para trabajar.

La Palabra de Dios dice:

  1. Las riquezas y la gloria provienen de ti (1 Crónicas 29:12).  
  2. Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza (Dt 8:17)
  3. Sino acuérdate de Jehová tú Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas. . . (Deuteronomio 8:18).

3- Todo lo que tenemos le pertenece a Dios.

La Biblia dice:

Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos (1 Crón. 29:14).

Pertenecemos a Dios por creación. La Biblia dice:

Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado (Sal. 100:3).

Pertenecemos a Dios por redención. La Biblia dice:

¿O ignoráis que. . . no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios (1 Cor. 6:19–20).

 

Tres razones por las que Dios habla tanto sobre las finanzas

1- La forma en la que administramos nuestras fianzas es una expresión externa de una condición espiritual interna.

Podemos encontrar que en Lucas 16:10 nos dice lo siguiente: “El que es fiel en lo muy poco, también en lo más fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo mas es injusto”.

El área del manejo del dinero es un área “secreta” en nuestra vida y muchas veces en algunas congregaciones. Pero como ha dicho el Dr. Luis Palau, “en la vida secreta está el secreto”. La forma en la que cada uno de nosotros tomamos decisiones económicas muestra los principios y valores que tenemos en la vida.

2- La manera en que administramos el dinero afecta la intimidad de nuestra comunión con Cristo. “¿pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero?” (Lucas 16:11). Una relación más íntima con Cristo es “lo verdadero” en la vida.

3- En nuestro corazón hay una gran lucha entre el dinero y Cristo; ahora bien ¿a quien dejaremos sentar en el trono? “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mt. 6:24)

Dios y Dinero. Definición de dinero = Moneda corriente, que tiene valor legal.  Finanzas son bienes e inversiones. Larry Burkett define finanzas como aquello que Dios te confía. La postura de Dios frente al dinero:

  1. Es el dueño de todo.  “EL EYÓN” = El Dios Altísimo. )Salmo 78:35)
  2. Tiene todo bajo su control. “Jehovah El Shaddai” = Dios de poderío, nutrición, liberalidad, y bendiciones. (Génesis 17:1-2)
  3. Es nuestro proveedor y sustentador, “Jehová Jireh” = El Señor proveerá. (Gen. 22:14)

 

Nuestra postura ante el dinero debe ser la siguiente:

  1. Ser buenos mayordomos de las posesiones de Dios. Mayordomía significa administrar las pertenencias de otro. “… todo lo pusiste debajo de sus pies…” (Salmos 8).
  2. Ser fiel a Dios, nos trae infinitas bendiciones. “Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel” (1 Corintios 4:2). Dios es dueño de todo lo que nosotros tenemos, y nos da dado la responsabilidad de administrar nuestras cosas de una manera fiel, de acuerdo a los principios de la Escritura acerca de las finanzas.

Si somos fieles en las pequeñas cosas, Dios podrá confiarnos responsabilidades mayores. No debemos gastar el dinero de una manera que desagrade a Dios porque esto nos conduciría a ser mayordomos infieles.

En la fidelidad, Dios nos bendice de tres maneras:

  1. Nos acercamos a Jesucristo más y más. (Juan 14:21).
  2. Desarrollamos un carácter a la imagen de Dios.
  3. Comenzamos a tener estabilidad financiera.

En la mayordomía:

  • Las posesiones son: una responsabilidad.
  • El Trabajo: Es para el servicio a Cristo.
  • El pueblo de Dios es: Fiel
  • Doy: Porque amo a Dios.
  • Al gastar lo hago con: Devoción y responsabilidad.

 

  1. Guardarnos ante los peligros del dinero:
    1. Esclavitud – del rico y del pobre (Prov. 30:7-9; 22:7)
    2. Indulgencia (Prov. 21:17; Lucas 12:15)
    3. Algunos pecados por causa del dinero:
      1. Preocupación (Mt. 6:24)
      2. Afán por hacerse rico (Prov. 28:22)
      3. Vagancia (Prov. 21:25-26)
      4. Engaño (Prov. 19:1)
      5. Avaricia (Lucas 12:15)
      6. Codicia (Salmos 73:2-3)

 

Dios espera que controlemos nuestros gastos.

 Algunos principios bíblicos que nos pueden ayudar a controlar nuestros gastos son:

  1. Aprender a contentarse. El primer principio para controlar nuestros gastos es el principio del contentamiento La doctrina del contentamiento dice que: “Cada uno de nosotros debemos aprender a ser feliz en el lugar económico en el que Dios nos ha colocado”… Pablo “aprendió” a contentarse. No nacemos sabiendo contentarnos, sino que tenemos que aprender a contentarnos (Filipenses 4:11-13, Hebreos 13:5).
  2. Rechazar la codicia. Codiciar significa desear profundamente lo que otra persona tiene, y la Escritura lo prohíbe. En otras palabras, no debemos codiciar lo que le pertenece a otra persona. (Éxodo 20:17)
  3. Aprender a vivir una vida simple. (1 Tesalonicenses 4:11-12)
  4. Proveer a los necesitados a través del cuerpo de Cristo.  (2 Corintios 8:13-15)
  5. Resistir a la influencia de la publicidad.
  6. Desarrollar y poner en práctica un plan de gastos (un presupuesto). (Proverbios 27:23 y 24)

¿Qué es un presupuesto y para qué sirve?

El presupuesto familiar es un documento que se utiliza para controlar las cuentas del hogar. Gracias a él se puede emplear el dinero de una forma responsable, sin gastar más de lo que se gana. Un presupuesto mensual ofrece como resultado un saldo final que informa sobre la diferencia entre lo que se ha ingresado y lo que se ha gastado. Si los ingresos superan a los gastos, la familia es capaz de ahorrar y estos ahorros pueden guardarse, invertirse o emplearse en algún gasto nuevo.

Por ello, sea cual sea la situación económica de una familia, el presupuesto es una herramienta imprescindible para controlar las finanzas domésticas. Un presupuesto bien confeccionado sirve para:

  1. Saber en qué se gasta el dinero. Hacer un seguimiento de los gastos y ser consciente de ellos evita derrochar el capital y ayuda a ahorrar.
  2. Dar prioridad a ciertos gastos, para limitar o suprimir los menos necesarios.
  3. Reducir o eliminar las deudas.
  4. Aparta.

Realizado por Yadira Albelo



 

 

 

Author: Logos Empresarios

5 Comments

  1. Gracias muy importante para aprender a manejar las finanzad

    • Muchas gracias Guillermo, Dios le bendiga!

  2. Muy bueno. Bendiciones!!!

  3. Excelentes enseñanzas. El cristiano (y más aún el latinoamericano) debe cambiar su pensamiento financiero.
    Uds. son una manera de hacerlo.
    Muchas gracias.

  4. Muchas gracias por este estudio, esta muy claro y perfectamente explicado, lo compartiré también con mi iglesia, espero no tenga problema por ello… se que sera de mucha bendición

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.