Home ¿CUÁL ES EL LLAMAMIENTO REAL A LA CAPELLANÍA?

¿CUÁL ES EL LLAMAMIENTO REAL A LA CAPELLANÍA?

Pedro Melendez


“Jesús dijo: La mies a la verdad es mucha, más los obreros pocos; por tanto rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies” este es el llamamiento a la Capellanía y tenemos que tomarlo bien enserio. Yo creo que es hora de pedirle a Dios que envíe obreros a su mies. Claro está aquel con el llamamiento va a pasar por un proceso parecido al que Dios sometió al Profeta Isaías (Is. 6:6-8). No se asuste, piense en los resultados eternos para mucha gente. Qué bueno es saber que Dios va lograr su propósito en cada uno de nosotras que somos tarjeta de Dios en ministerio de predicar y vivir la Salvación en este mundo y esto por medio del Espíritu Santo presente en nuestras vida.

El capellán va a ser capacitado para predicar cuando la situación lo amerite, el capellán conoce los asuntos espirituales  y la vida cotidiana. Es importante que el capellán no sea limitado por el ambiente, puede mover sus servicios, del altar a la guerra, del hospital a la factoría, etc. Jesús define la posición y circunstancia  en de un capellán en Lc. 4:18-19 “El Espíritu del Señor esta sobre mí, por cuanto me ha ungido para………”  La arena ministerial es muy diversa, donde toda persona es aceptada, no importando sus creencias. Nuestras creencia y fe no deben ser un obstáculo o impedimento para brindar nuestra ayuda y consejo al marginado y menesterosos. Ahora teniendo presente el consejo del apóstol Pedro allí 1 Pedro 5:8 “Sed sobrios, y velad; porque nuestro adversario el diablo……………”

Ahora, ¿Qué hace un capellán? El término capellán hace referencia a aquellos ministros que ejercen su labor pastoral en instituciones públicas y privadas representado no a una iglesia en particular, sino al creador y sustentador de este universo. El capellán es el miembro del clero que no espera que la gente venga a él con sus necesidades, sino que sale a buscar a los necesitados en donde estén, entiéndase asilos, cárceles, hospitales, e instalaciones militares y añadimos, puntos de drogas, hospitalillos de usuarios de droga y otros lugares recónditos donde nadie quiere ir. Su socorro espiritual se extiende a las universidades, agencias públicas como el cuerpo de bomberos y policías y otras. Las funciones del capellán son varias pero siempre sobresale como representante de Dios, un pastor espiritual y un consejero. Lleva ante el Señor las necesidades de su pueblo.

Aquel necesitado que está dispuesto a escuchar le recuerda a la gente que solamente hay vida en Jesucristo y nuestra vida cobra sentido solamente en EL. La presencia del capellán, dirigido y autorizado por el Espíritu Santo, bendice a la gente les da fortaleza a seguir delante de día en día. El capellán, dirigido y autorizado por el Espíritu Santo, orienta a la gente para que sean capaces de tomar decisiones de acuerdo  con la voluntad de Dios. Oye a la gente y les comparte sabiduría. Su consejo trae paz, entiéndase calma espiritual y tranquilidad mental para al oyente.

Lograr acceso a instituciones donde se requiera los servicios de Capellanía tiene que estar dirigido por Dios mismo ya que él es el que abre puertas y cierra puertas. Estas instituciones tiene sus propias políticas  y formas de hacer las cosas que gobiernan a los y a los visitantes. Se da el caso que en América Latina es menos dificultoso lograr acceso a estas instituciones que en los Estados Unidos. Viviendo en Puerto Rico este que escribe tiene que someter un perfil completo mi persona y en adición un certificado de buena conducta expedido por la policía de PR y estar cumpliendo con una serie de leyes del estado. Entendemos ero otros entienden que el trabajo del capellán se realiza dentro de los más altos estándares y el respeto a los demás como los demanda Dios. Los demás al ver la sinceridad y fidelidad y el bien a la gente que este realiza le tendrán más confianza y más oportunidades le serán dadas.

Aunque la palabra capellán no aparece en la Biblia la función del mismo si la encontramos en las Sagradas Escrituras. Capellán es aquella persona que bien puede ser llamado a ser pastor o evangelista, como también puede ser un misionero de Dios, quien sale de la sociedad a servir supliendo para las necesidades espirituales y físicas de los seres humanos. La capellanía es también un medio útil cuando que establecer programas de alcance dentro de la iglesia. Como por ejemplo ayudar a las mujeres abusadas, niños abandonados, rehabilitación de adictos, personas con enfermedades incurables, acianos ente otros. Pero aunque envueltos en sin número de actividades su función principal es la de mostrar el amor de Dios y por medio de ese amor recelar a que Jesús es la respuesta a toda del ser humano. Este ministerio requiere de una persona con madurez espiritual. El capellán es un verdadero embajador del Señor quien refleja al mundo la Salvación de Dios por medio de su hijo.

Los capellanes son altamente formados en el campo de la consejería profesional, familiar  con una dimensión espiritual, educativa y orientada hacia la comunidad a los fines de servir de apoyo en el mejoramiento de la calidad de vida. Debido a la magnitud de sus funciones el personal militar necesita ser asesorado espiritualmente por un capellán o capellana, consejero profesional, con la finalidad de proporcionarles herramientas para enfrentar las situaciones y conflictos que se le presente al militar, de una manera eficaz. Una posible visión del capellán(a) es contribuir al desarrollo y estabilidad de las Fuerzas Armadas por medio del servicio integral que atienda las necesidades físicas, mentales, sociales y espirituales del personal militar.

En servicio a los enfermos se caracteriza por ser un ministerio de consolación, de presencia y apoyo. La enfermedad provoca muchos sentimientos que produce unos estados de auto evaluación y de experiencias indeseadas (caracterizadas por el miedo o autoestima baja), estresantes y traumáticos, en las que muchos encuentran al Señor o se alejan más del Señor. Ante este cuadro situacional surge la necesidad de tener personal cualificado para atención al área espiritual lo cual es justo, la función de la capellanía de hospital.

La capellanía de hospicio es un servicio diseñado para ministrar a las personas con enfermedades incurables y en estado terminal y a los familiares de las mismas. Este ministerio puede realizarse tanto a domicilio, en el hospital, en un asilo o en cualquier lugar donde se encuentre el enfermo. Se caracteriza la enfermedad producir fuertes crisis, angustias e incertidumbre con relación a la muerte tanto en pacientes como en familiares. El capellán tiene que poseer una clara experiencia de su relación con Dios, y conocer con claridad que pasa después de terminada la vida. Los profesionales de la salud atienden los trastornos del cuerpo, pero no entienden (a menos que sean creyentes) como traer paz a un alma angustiada por el pecado. La consejería profesional es un tanto indispensable en estos casos de enfermos en etapa terminal.

La capellanía empresarial busca el bienestar físico, mental y espiritual del personal directivo, administrativo, obrero y de sus familiares a través de ofrecer orientación y restauración con las herramientas y recursos espirituales disponibles. Esta acción va a contribuir a reducir el ausentismo laboral y el estrés, aumentando la armonía entre todos y aumentando la productividad.

La capellanía carcelaria requiere de personas con una gran pasión, un ministerio orientado a la atención y beneficio de los presos de manera integral. Las personas privada de su libertad se sienten como cuando alguien se va cayendo y busca de que agarrarse para no seguir cayendo y lo primero que vean de eso van a tratar de agarrarse. Es crucial que el capellán sirva sin distinción de credo e ideologías o grado de delito que hayan cometido. Esto abarca, a todos los que están relacionados al prisionero o prisionera, sino también a los familiares, oficiales y al equipo interdisciplinario que labora en la prisión. La capellanía carcelaria constituye un reto para el cuidado pastoral, con miras a contribuir en la tranquilidad de los trabajadores, asimismo lograr la rehabilitación de las personas con problema de conducta y violación de la ley que se encuentran confinadas y fortalecer a los familiares durante el periodo que dure la privación de la libertad del confinado.

Para sorpresa mía, existe una capellanía deportiva. Ya que la capellanía no es tarea que realice un entrenador (a menos que no sean capellanes). Los deportistas están sometidos a una serie de presiones psicológicas y físicas que procuran el logro de sus objetivos. Y el deportista al lograr las metas se fractura el equilibrio produciendo en ello frustraciones y fracasos que repercuten en su autoestima y en sus relaciones con lo demás. Es necesario disponer de capellanes(as) con un alto grado de preparación que acompañen a los atletas en su proceso de lograr metas. , sin quebrantar propósito de sus vidas (entiéndase de la perspectiva celestial). El capellán conoce y hará conocer a sus aconsejados que solo el que da lo mejor de sí, puede sentir satisfacción con la posición alcanzada. No todos pueden ser campeones, pero si todos pueden realizar su mejor esfuerzo. Esto es así en toda las áreas de la vida y cuando se tiene claro lo que se quiere, se paga el precio con placer y se es feliz con el resultado, en los casos de injusticia al entregar un galardón al que no lo merece, contamos con la honda satisfacción de ser ganadores y honestos.

La capellanía escolar y universitaria está diseñada para proveer cuidado pastoral, acompañamiento solidario y consejería a los miembros de la comunidad universitaria y en ocasiones a los familiares de los miembros de la misma.  Un capellán universitario es un profesional y ministro que trabaja para institución educativa.  El personal de capellana en entorno universitario debe ser un personal cualificado debido a lo complejo del universo que va requerí la orientación y el consejo. El capellán universitario promueve los valores de la familia, la ética de los profesionales, el respeto a la vida y al derecho ajeno.

La misión del capellán es anticipar y responder con soluciones reales ante la gran necesidad de orientación y apoyo emocional y espiritual en tiempos de crisis personal o colectiva entre empleados y el personal de las agencias servidas por capellanes.

La tarea está comprometida activamente a enriquecer las vidas de la gente a quienes él/ella sirven proveyéndoles orientación emocional y espiritual, poniendo a las personas en posición de ventajas, al darle luz sobre situaciones, que otros no conocen y que son necesarias para el diario vivir y para ser efectivo y estar en ambiente de trabajo. La capellanía promueve una atmosfera de confianza y confidencialidad para los empleados de la agencia o firma que este siendo servida, y que esta comprometida a la protección de la privacidad y confidencia de cada empleado.

Mediante la provisión de recursos para la salud emocional y espiritual, y el desarrollo personal, la capellanía ayuda en fortalecimiento de la familia entera de la fuerza laboral. Los capellanes son hombres y mujeres de varios trasfondo ministeriales y profesionales quienes están dedicados /as al bienestar espiritual, emocional y físico de los empleados del campo ocupacional donde estén llamados a ministrar.

Un capellán está entrenado en áreas de consejería conducta humana, cuidado pastoral y/u otras áreas relacionadas.  En realidad, al llamado que Dios hace a un capellán, le sigue una serie de pasos  en el proceso de preparación, que son las herramientas para la tarea.

Debemos estar conscientes que en servicio a Dios hay diferentes niveles. Hay tareas para las que hay que preparase profesionalmente, mientras que otras no, ahora si tú no te preparas adecuadamente nunca podrás alcanzar los niveles que están diseñados para mí. Se necesita un espíritu dócil (obediente, como el de nuestro Salvador – Redentor – Hermano Mayor) para un estudio provechoso y una interpretación correcta de las Escrituras.

Author: Logos Empresarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *