Home Ética Ministerial | Parte 2

Ética Ministerial | Parte 2

Libro Ética Ministerial, autores: Joel E. Trull y James E. Carter.

Resumen por Carmen Encarnación, estudiante de la Universidad Cristiana Logos.

Artículo anterior…

Entre los puntos negativos que mas afectan a la congregación son las indiscreciones sexuales. Cuando un ministro deja de un lado su propósito del llamado de Dios, y no pone en alto su nombre, y mantiene la ética ante la tentación. Una mujer pastora dijo lo siguiente. “Ser su salvador y luego cruza los limites sexuales es devastador para la gente.” A esa declaración, los autores agregaron. “Porque los ministro representa a Dios, a Cristo y la iglesia, ser violada por un ministro es sentirse violada por Dios, Cristo y la iglesia.” Por esta razón se han propuestos la elaboración de un código de ética. A través de este código los ministros necesitan entender la naturaleza y significado del comportamiento ético para su ministerio y su vida. Estas declaraciones son realmente fuerte, pero no están mas lejos de la realidad, es impresionante el daño que se causa en la vida de aquellas personas que han sido molestada sexualmente por algún líder religioso.

Una buena manera para prevenir que el ministro termine enredados en asuntos sexuales vergonzosos, son las siguientes de acuerdo a los autores. La construcción de matrimonio solido, esto significa que los ministros tienen que ante todo fortalecer su familia, sus propios matrimonios.  También cada ministro debe de ser consiente de que tiene limites, por lo tanto siempre debe de procurar mantenerlo.  El ministro debe de tener presente que independientemente de la situación en la que se encuentre el siempre será el responsable de los resultados, lo que significa que el siempre debe de mantener sus limites y su control. El poder reconocer la vulnerabilidad sexual es siempre de gran importancia para el ministro.

Otro aspecto que se considera verdaderamente negativo para la iglesia, es el hecho de que existen pastores que no aceptan el tener que trabajar con otros pastores. Los celos y en muchas ocasiones la envidia hace que estos ministro celosos pierdan de vista el llamado que han recibido de Dios al servicio. Esa actitud, no solo afecta al ministro dentro y fuera de la iglesia, sino que también los miembros son afectados por una actitud de celos e inmadurez de parte del ministro. “Los ministro son responsable ante Dios por su vida personal y su ministerio. También son responsable ante otros ministro.”

Desde mi punto de vista el autor presenta un énfasis muy marcado a la necesidad de un código de ética. De acuerdo a mi perspectiva este código de ética se presenta como la solución a todos los problemas del ministro. La Biblia y la entrega personal por completo al Señor, este es y será el mejor código de ética para cada cristianos y ministro. Dios a través de sus Palabras nos muestras que debemos de hacer y cuales son nuestros limites. Muchos ministros se rigen por códigos de éticas pero lamentablemente, sus vidas no están consagradas a Dios y por tal motivo terminan faltando a sus principios. Por lo tanto aunque los puntos presentados por los autores de cierta forma podrían ayudar a los ministros, yo no estoy totalmente de acuerdo de que la manera para evitar que estos terminen poniendo por suelo las verdades bíblicas, y sus compromisos antes Dios y los hombres, dependen en cien por ciento en un código de ética estrictamente elaborados.

Por consiguiente nuestros Dios dejo impreso en su Palabra el código de los Diez mandamiento dado a Moisés escritos por el dedo de Dios, donde nos dice a cada individuo la forma correcta de vivir dignamente. Y el mismo Jesús hace referencia de estos en el Nuevo Testamento con la regla básica para la vida del hombre. Aunque un código de ética ayuda a los ministro, no lo he todo. Hoy día se necesitan en el ministerio hombres y mujeres que no se compre ni se vendan, hombres y mujeres que se mantengan fieles como la brújula al polo. Este tipo de hombres y mujeres son los que busca el Señor, para hacer de ellos varones y mujeres esforzados y valientes que al igual que Gedeón pelen la batalla con sus fuerzas y con Dios de sus lado. Solo cuando los ministros de Dios derriben los altares que han sido levantados en sus casas para adorar a otros dioses y alaben al verdadero Dios entonces, serán un ejemplo para todos y Satanás no tendrá potestad en sus vidas. Y esto no se logra con un simple código de ética sino con una vida consagrada al Señor.

Conclusión

Aunque existan códigos de ética perfectos al ojo humano. Solo a través del código divino podremos transformar nuestra vida. Un código de ética puede ayudar a los ministro, pero solo Dios puede penetrar en la profundidad del corazón del hombre y iluminar los rincones mas oscuro donde se encuentra el pecado, pero aun así Dios no puede hacer el cambio en nuestra vida al menos que nosotros le demos la oportunidad de hacerlo. Solo así podremos mostrar a Dios al mundo y a la iglesia. Como ministros, consejeros, o simplemente como cristianos estamos siendo llamado a mostrar a Dios en todo momento y en todas circunstancia que tendremos que enfrentar. Por lo tanto debemos de hacer de nuestra devoción matutina nuestro primer alimento, para de esta forma recibir la fuerza necesaria para vencer a Satanás y sus tentaciones día a día.

 

Universidad Cristiana Logos – ¡Tu pasión, nuestra misión!

Visítanos >> https://universidadcristianalogos.com/

Author: Logos Empresarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.