Home Impacto de la Globalizacion en la Iglesia

Impacto de la Globalizacion en la Iglesia

Impacto de la Globalización en la Iglesia

La globalización a su paso ha modificado e impactado prácticamente toda la sociedad, sin dejar a la iglesia fuera de ella, por ello es importante conocer como se manifiesta y sus efectos.

El pensamiento único en la iglesia

Ha proliferado la creencia de que una sola forma de hacer iglesia es la correcta, esto es: un tipo especial de música, una liturgia de tal estilo, el gobierno de la iglesia de tal o cual forma, etc.

Se sostiene que la universalidad del mensaje de Cristo da para la pluralidad y a la misma vez para la unidad. Considerando que no hay una forma o estilo de hacer iglesia, no hay una cultura especial que caracteriza al cristianismo, el mensaje de Cristo se debe inculturar para poder ser transmitido correctamente.

El proyecto de Jesús, es un proyecto globalizador, su mensaje va dirigido a todo el mundo sin exclusiones. El reino de Dios que Jesús predico y que un día se establecerá en la tierra se debe de ver reflejado en una iglesia en la que hombres y mujeres de cualquier raza, cultura, clase social o tradición pudieran vivir como hermanos sin descartar a nadie (Ga 3:28).

En muchas ocasiones el tendiente exclusivismo que se desarrolla en algunas congregaciones cristianas las lleva al sectarismo, la intransigencia y división.

Ecumenismo

Debemos pedirle al Señor sabiduría, tolerancia y respeto hacia la fe sincera de los demás sin llegar a un ecumenismo que compromete las verdades fundamentales del cristianismo.

Hemos de ser conscientes de que nuestras diferencias con las distintas profesiones de fe cristianas e inclusive judías, no son impedimentos para unirnos a luchar por la familia, por la vida, etc.

Se debe superar la división de los pequeños grupúsculos, que pretenden ser la única iglesia verdadera, exclusiva y excluyente ya que estaría en posesión de la verdad.

Si el cristianismo en la actualidad no enfrenta unido la globalización, no va a tener nada que hacer frente a ella.

Pluralización y mundo sin Dios

La mundialización ha traído de la mano un fenómeno singular. Por primera vez en la historia es como si muchas personas fueran capaces de vivir sin religión y, lo que es mucho peor, sin Dios.

En algunos ambientes, Dios parece estar tan muerto que ni siquiera de su muerte se habla. Paradójicamente la religiosidad no está desapareciendo., sino que experimenta una transformación.

Recordemos que el ser humano es incapaz de vivir sin creer en algo que le llene y satisfaga su anhelo espiritual. Ahora bien, el nuevo resurgir religioso conduce de manera inevitable a la filosofía del pluralismo.

El pluralismo lleva a la creencia de que no puede existir ninguna religión universal o absoluta que sea la única verdadera y que a la salvación puede llegarse por diferentes caminos.

Proliferando en la actualidad múltiples religiosidades a la carta, que toman un poco de cada tradición para fabricar un variado menú religioso.

Contribuyendo a que la religión se recluya en el círculo de lo privado, hablar públicamente de las propias convicciones se considerara algo de mal gusto y hasta una falta de educación.

En el ámbito público reconocer un cristiano ya no es evidente, las evidencias que antes los delataban, hoy han desaparecido por completo. No hay diferencia externa entre creyentes y no creyentes.
La religión se reduce al ámbito personal, lo que Luckmann denomina como “privatización de la religión”.

Tornándose la fe invisible en la sociedad, comprendiéndola como una forma de pensar y no como una manera de actuar, vivir o dar testimonio; generando un individualismo total del creyente.

Perversiones sufridas en el protestantismo

Poco a poco se va degradadando a Dios y exaltando al hombre, reduciendo a Dios en el genio de la lámpara obligado a cumplir los deseos del hombre, consiguiendo este lo que desea en fe, todo ello aupado por la doctrina de la prosperidad y el movimiento de confesión fe.

Se valora el mensajero más que el mensaje; gestándose nuevas celebridades cristianas, quienes lamentablemente no temen llevar a sus seguidores a una idolatría fetichista ¿Evaluemos si hemos sustituido las imágenes medievales por modernas fotografías y videos de los líderes actuales?

La reforma del siglo XVI, dio paso a los grupos evangélicos actuales quienes son histórica y doctrinalmente hijos de la reforma, esta identidad histórica común debe de fomentar la unidad y la cooperación entre las distintas denominaciones y las distintas iglesias actuales.

Todo grupo religioso que se desvincula de la historia de la iglesia, no es una iglesia, se ha vuelto una secta.

Author: Logos Empresarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.