Home La misión y la visión de la Iglesia.

La misión y la visión de la Iglesia.

Juan Palacios


Hago mención que la empresa más importante que pueda existir sobre la tierra es la Iglesia del Señor.

Se define como empresa a: una organización o institución dedicada a actividades o persecución de fines económicos o comerciales para satisfacer las necesidades de bienes o servicios de los demandantes.

Desde luego que la empresa a la que haré mención no es una empresa con lucro sino con satisfacciones donde veremos a hombres transformados a semejanza a Cristo.

Si me permiten la comparación pondré la iglesia como una empresa espiritual donde se busca el bienestar de los seres humanos que fueron creados por Dios.

Misión se define como: trabajo específico que debe cumplir una persona, grupo u organización;

Visión: Es la capacidad de ver más allá, en tiempo y espacio, y por encima de los demás, significa visualizar, ver con los ojos de la imaginación, en términos del resultado final que se pretende alcanzar.

Dicho lo anterior pondremos a la Iglesia instituida por Dios; donde tiene una cabeza la cual es Cristo (Ef. 5:23).

Nuestra misión y visión la tendremos tomada del evangelio de Lucas 10. Sobre la misión de los 70.

Cabe hacer mención que en nuestros tiempos tenemos infinidad de recursos los cuales podemos echar mano.

Dichos recursos hacen infértil la obra de Dios por falta de visión de los líderes de las iglesias. Menciono dentro de dichos recursos que tenemos: Folletos, comentarios, la impresión de las biblias en varios idiomas donde  han pasado 732 años desde que se publicó la primera versión de la Biblia en el idioma castellano. Según el libro El origen de la Biblia, escrito por  Comfort Phillip y Rafael Serrano, durante este periodo, se realizaron al menos  50 traducciones o revisiones de la Biblia en este idioma. El español es considerado como el segundo idioma más hablado en el mundo después del mandarín.  Cerca de 425 millones de personas en el mundo hablan español o castellano como idioma materno.

Los demás recursos que tenemos son escuelas de predicadores, proyectores, cursos por extensión, etc. Una serie de recursos que podemos observar en nuestro entorno y si echamos un vistazo a nuestras asambleas. Solo encontramos un grupo no superior a los 50 (dentro de los hispanos).

Si regresamos a ver la vida de Cristo no existian estos recursos, y el número de los seguidores se había multiplicado tanto que nuestro señor Jesucristo empezó con 12, más tarde con 70, después con 120,  hechos 2:41 menciona como 3000 y hechos 4:4 menciona 5000 y si seguimos leyendo era una multitud los que habían creido Hechos 11:24 dice: …Y una gran multitud fue agregada al Señor.

¿Por qué crecía la iglesia del Señor?

La respuesta es porque había una misión que estaban desempeñando, ¿cual era la visión que tenían? Seguir el modelo de Cristo.

Hoy hemos olvidado la misión; la gran comisión que se dio en Mt. 18:19-20. Se ha convertido en “La Gran Omisión”.  

En Lc. 10. Si observamos el texto tiene mucha enseñanza para nuestros tiempos. Dice así la escritura:

Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir. Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies. Id; he aquí yo os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado; y a nadie saludeis por el camino. En cualquier casa donde entreis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros. Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa. En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante; y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios.

Solo mencionare unos textos al respecto:

(1)Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; A pesar de que vemos infinidad de familias con ausencia de Cristo, jóvenes con malos hábitos, como alcoholismo, drogadicción, sexo prematuro, etc. No nos atrevemos a ir en busca de los perdidos y es que hemos transformado estas palabra con nuestros actos: diríamos que lo aplicaríamos de esta forma: La mies es mucha y los obreros “flojos”.

No hay deseo de tomar en serio esta misión porque muchos de los que se encuentran en la iglesia no han nacido del agua y del espíritu (Jn. 3:5). Solo han nacido del agua, no del espíritu. Por eso no pueden sentir ese dolor por las almas perdidas. Por eso no tienen esa visión de rescate, por eso no pueden cumplir con la misión de llevar el evangelio a toda criatura (Mr. 16:15-16).

(2)…por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.

No olvidar la definición de visión “ver más allá”. Nuestras congregaciones no crecen; y no buscamos el número sino la cantidad de salvos dentro de la iglesia.

No hacemos miembros porque no hemos rogado al Señor que envíe obreros a su mies. Las personas que harán crecer la obra son los que vienen de afuera; porque si fuéramos  nosotros ya hubiéramos hecho que nuestros lugares estuvieran llenos de adoradores.

La oración es una parte para poder lograr la misión que Cristo dio a sus seguidores. Organizar una cadena de oración en todos los miembros para que Dios abra el entendimiento o traiga corazones a escuchar el evangelio.

El versículo 3 empieza con la palabra Id. Implicando una acción; la visión en esta palabra se ha perdido porque hemos esperado que las personas se acerquen a nosotros y nos pregunten cómo adoramos, cómo somos salvos.

Su servidor ha puesto este ejemplo: Si fuéramos de pesca y nos pusiéramos fuera del río con una gorra, unos audífonos, un sombrero, nuestro anzuelo y una cubeta en nuestras manos y nosotros sentados en una silla, para esperar que el pez brinque del agua a nuestra cubeta; creo que esperaríamos todo el tiempo sin lograr ver un pez saltando a nuestra cubeta.

Eso es lo que hemos hecho con nuestra misión que nos Dios; estar sentados en nuestros lugares de reunión en un estado de confort agradable. Hemos perdido la visión en esta palabra de id, de desplazarnos.

El versículo 4 dice: No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado; Nosotros hemos llevado la alforja, la bolsa y el calzado; resumir estas 3 cosas con recursos tales como: Un encuentro de futbol para atraer a los jóvenes; el pago de algunos gastos en las personas que se acercan a nosotros; las despensas, la benevolencia a los incrédulos; todo esto está bien porque esa también es nuestra, misión de hacer el bien a todos (Gal. 6:10). Pero que las almas sean atraídas a la iglesia mediante el evangelio. No mediante algo material; porque es lo que da a entender de no llevar la bolsa ni la alforja; que la gente sea atraída mediante el evangelio que esa es la misión de la iglesia (2ª. Tes. 2:14). y nuestra visión no debe ser desviada

(v. 3).y a nadie saludéis por el camino. Esto también ha sido desviado de nuestra visión a nuestra misión.

El contexto histórico es que los judíos se detenían en el transcurso de su camino y abordaban temas variados donde pasaban varias horas. Esta visión también la hemos perdido; el texto no quiere decir que no hablemos un poco a la gente; sino que el tema central debe ser el evangelio. No detenernos en pláticas ajenas a la palabra de Dios, para después que nos despedimos usar unos 2 o 3 minutos en la presentación del evangelio.

El V.6 dice Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros.

Los hijos de paz son los que a través de la oración Dios ha dispuesto para que escuchen el mensaje divino. Los hijos de paz deben ser identificados como personas que están dispuestas a escuchar, que muestran un respeto hacia lo que decimos de parte de Dios.

Son personas como la mujer samaritana, como el joven Timoteo, como Zaqueo, como Lidia, como Cornelio que además de escuchar el mensaje traían a otros para disfrutar del mensaje de Dios. Hch. 10: 2424 Al otro día entraron en Cesarea.. Y Cornelio los estaba esperando, habiendo convocado a sus parientes y amigos más íntimos.

La misión de la iglesia es llevar el mensaje de esperanza a todos los que se encuentren a nuestro alcance; por cualquier medio. Esa es nuestra misión. Nuestra visión es no usar recursos que no están en los estándares bíblicos.

Author: Logos Empresarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *