La sociedad en España ha cambiado mucho desde la muerte de Franco (1975) y el fin de la dictadura. Hay libertad religiosa, libertad de expresión, sin embargo, desde la época de este presidente, dónde casi todo estaba prohibido, ahora casi todo está permitido, no existen verdades absolutas como tal y a la sociedad tampoco le va bien. Ni lo moral ni lo ético se ven igual ahora que en el siglo pasado, ni mucho menos como hace cinco siglos atrás.

Mientras la moral se define como un conjunto de valores conectados con la conducta del bien y del mal, la ética se describe más bien como la manera de obrar, y también la reflexión de la conducta. Las creencias sobre la moral suelen ser codificadas según la cultura, religión u otros grupos. Wikipedia dice: “La moral es un producto de la selección natural, que se considera que ha conservado comportamientos sociales favorables al éxito evolutivo de los grupos.”

Por lo contrario, a lo que hablaba Paul Tournier en su libro, la sociedad que pretendió “evolucionar y progresar” sin Dios, llegó a ser sociedad que eliminó a los débiles, judíos, minusválidos. Somos “lo que queremos ser”, nuestros propios dioses. Lo curioso que después de poder ser libres, tener todos los recursos para tener el éxito, vemos tantas neurosis, depresión, divorcios, familias rotas y suicidio creciendo como nunca. 

Las estadísticas dicen que 26 de las 52 provincias de España superan la media mundial en las tasas de suicidio.  La pandemia ha agravado bastante la situación, los suicidios han crecido un 5,5% en 3 años; la muerte por suicidio es la primera causa de muerte externa.

Lo que antes la sociedad no consideraría como ético, ahora se ve bien. Por ejemplo, el valor de la vida humana, el concepto de familia, los roles, la cuestión de género, todos estos temas han evolucionado con las nuevas ideologías, de modo que la manera de pensar y obrar ha cambiado mucho. Con ello, la iglesia, en vez de esconderse en un rincón debe ser visible y relevante en la sociedad. Y esto no desde el punto de vista de la condenación, como habla el libro El Mito de Una Sociedad sin Dios. La iglesia, en vez de esconderse, condenar o juzgar, debe buscar las vías de aproximación donde poder servir, ser visible y ser luz. Evitar la llamada: “ve y busca a Dios”, y decir “vayamos juntos hacia Dios,” porque ambos, “los espirituales” y “los temporales” necesitamos desesperadamente a Dios y su evangelio.

Cómo ve la Sociedad Española a la Iglesia

Vivimos en Madrid, la capital de España, la cual tiene 16 distritos. Uno de ellos donde tenemos el ministerio, se llama San Blas (160 000 habitantes). Una parte de San Blas es Hellín y tiene 9,737 habitantes y no hay iglesia evangélica en este lugar. En San Blas hay alrededor 20 iglesias católicas y 12 iglesias evangélicas. El promedio de creyentes nacidos de nuevo de San Blas es alrededor de 2000. El porcentaje de creyentes evangélicos según FEREDE, (Federación de Entidades Evangélicas de España) es 2% de la población – 1 200 000-. 

Estadísticas: El 43% de la población española se declara no religiosa, 54% se declara cristiana, de los cuales 44% son católicos, según el estudio de Ipsos Global Religion 2023, (no practicantes forman el 18%). Aunque el 44% cree en Dios o en una fuerza superior, solo un 23% cree en Dios tal como se describe en la biblia, un 32% dice no creer nada. Mientras que el 68% de españoles se sienten cómodos con personas de distintas creencias religiosas a la suyas.

Historia 

Durante la guerra civil española, el régimen del dictador Franco persiguió a 30, 000 protestantes y obligó a muchos pastores a salir del país y algunos fueron fusilados. Al acabar la guerra (1939), se cerraron las escuelas protestantes, y se suprimió la libertad de consciencia. En el año 1978, llegó la Constitución y en 1980 se introdujo la Ley de Libertad Religiosa. Desde el año 1984, el protestantismo comenzó a crecer.

En España se calcula tener 1 200 000 protestantes, de los cuales 400, 000 son españoles y 800, 000 son de otros países. En el día es hoy es la segunda confesión religiosa en España. Para la mayoría de la sociedad de hoy, la iglesia como tal carece de relevancia. 

Un español promedio no tiene mucha información sobre los evangélicos, puede que no haya conocido cerca ninguno en su vida. Se sigue viendo en muchos lugares la fe evangélica como sectaria, y como la mayoría son de la iglesia Filadelfia (raza gitana), piensa que somos como los gitanos o como los americanos (de las películas americanas).

La iglesia católica en la historia está directamente conectada con el dictador Franco, conectada con el control, la persecución y la muerte. Hay una herencia religiosa histórica negativa muy fuerte. Los jóvenes que no han vivido esta época no tienen interés como tal en lo religioso, pero consideran que “debe haber algún ser espiritual” o algo.” (Lizardo, 31 de agosto de 2023, pp. 4-6)

 

Referencias Bibliográficas

  • Apuntes del Profesor José Juan Sosa Morales
  • Lizardo, T. (31 de agosto de 2023). Sociedad y la Iglesia de hoy, Tarea III del Curso MOODLE -SOC161 Sociología. Universidad Cristiana Logos -UCL-
  • Tournier, P. (1999). El Mito de la Sociedad sin Dios. Publicaciones Andamio, Barcelona. 

 

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder a sus preguntas. Pregúntanos cualquier cosa!
👋 Hola, ¿cómo puedo ayudar?