En el dinámico entorno laboral, los desafíos en el trabajo en equipo son inevitables. Sin embargo, al mirar al modelo supremo de liderazgo, Jesucristo, descubrimos valiosas lecciones sobre cómo abordar las complejidades del trabajo colaborativo, incluso cuando los miembros del equipo no son exactamente “peritas en dulce”.

La Diversidad de los Discípulos:

Jesús seleccionó a doce discípulos con personalidades y antecedentes diversos. Desde pescadores hasta recaudadores de impuestos, cada uno aportó una perspectiva única. En 1 Corintios 12:14 (NVI) se nos recuerda: “En realidad, el cuerpo no consta de un solo miembro, sino de muchos”. La diversidad puede presentar desafíos, pero también enriquece el equipo con habilidades y perspectivas diversas.

Conflictos entre los Discípulos:

A lo largo de los Evangelios, vemos momentos de tensión entre los discípulos. En Lucas 22:24 (NVI), se registra una disputa sobre quién sería considerado el más grande. Jesús, en lugar de ignorar el conflicto, lo aborda enseñando sobre la humildad y el servicio. Los desafíos pueden surgir, pero abordarlos con sabiduría puede fortalecer la cohesión del equipo.

Pedro: Un Caso de Errores y Redención:

Pedro, uno de los discípulos más cercanos a Jesús, cometió errores significativos, como negar conocer a Jesús. A pesar de sus fallas, Jesús no lo descartó. En Lucas 22:32 (NVI), Jesús le dice a Pedro: “Pero yo he rogado por ti, para que tu fe no falle”. Jesús reconoció el potencial de crecimiento y redención en medio de las debilidades de Pedro. En el trabajo en equipo, aprender a perdonar y brindar oportunidades de redención es esencial.

La Traición de Judas:

Judas, otro de los doce, traicionó a Jesús. Aunque Jesús conocía el corazón de Judas, lo permitió formar parte del equipo. Esto destaca la realidad de que, en el trabajo en equipo, incluso con la mejor selección, pueden surgir situaciones impredecibles. En Mateo 5:44 (NVI), Jesús nos enseña: “Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persigan”. Trabajar con aquellos que nos han fallado requiere compasión y amor.

Enseñanzas sobre el Perdón y la Reconciliación:

Jesús proporcionó instrucciones claras sobre cómo abordar los conflictos y restaurar las relaciones. En Mateo 18:15 (NVI), dice: “Si tu hermano peca, ve y reprende su falta a solas”. Jesús estableció un proceso de reconciliación que puede aplicarse en entornos laborales. El trabajo en equipo prospera cuando se prioriza la resolución de conflictos de manera saludable.

Conclusión:

Enfrentar desafíos en el trabajo en equipo es inevitable. Al estudiar el modelo de Jesús, aprendemos que la diversidad, los conflictos y las fallas no son obstáculos insuperables, sino oportunidades para el crecimiento y la redención. Al abrazar la enseñanza de Jesús sobre el perdón, la humildad y el servicio, los equipos pueden convertir los desafíos en fortalezas, reflejando así el principio de que, con la guía adecuada, incluso aquellos que pueden ser unas “peritas en dulce” pueden contribuir al éxito conjunto.

 

Referencias Bibliográficas

Por María del Pilar Salazar

Decana Académica , Univ. Logos

Universidad Cristiana Logos: https://www.logos.university/

Facebook: https://www.facebook.com/leccionesbibliayciencia/

YouTube: https://www.youtube.com/@LeccionesdeBibliayCiencia

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder a sus preguntas. Pregúntanos cualquier cosa!
👋 Hola, ¿cómo puedo ayudar?