En esta temporada navideña, mientras reflexionamos sobre el nacimiento milagroso de Jesús, podemos encontrar valiosas lecciones para aplicar en nuestros roles como líderes y empresarios cristianos. Así como José y María enfrentaron desafíos en la planificación del nacimiento de Jesús, nosotros también podemos aprender a confiar en la soberanía de Dios en nuestros negocios.

Planificación en el Reino: La Empresa de Dios

En el evangelio de Lucas, encontramos un relato detallado sobre la planificación celestial del nacimiento de Jesús. Dios, el empresario supremo, no dejó nada al azar. La historia destaca cómo cada detalle fue cuidadosamente planificado para cumplir el propósito divino:  “—No tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor —le dijo el ángel—.  Quedarás embarazada y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Él será un gran hombre y lo llamarán Hijo del Altísimo. Dios el Señor le dará el trono de su padre David y reinará sobre el pueblo de Jacob para siempre. Su reinado no tendrá fin.”  (Lucas 1:30-33, NVI 1999). Este relato nos recuerda que la planificación es una parte esencial del cumplimiento de los propósitos de Dios.

Versículo de Soporte:

Lucas 1:37 “Porque para Dios no hay nada imposible.” (NVI 1999)

Recursos Divinos: Provisión en Medio de las Adversidades

Así como María y José enfrentaron desafíos en su viaje a Belén, los empresarios cristianos también pueden encontrar obstáculos en el camino hacia el éxito. Sin embargo, la historia del nacimiento de Jesús nos muestra que Dios proveerá los recursos necesarios para cumplir con Su plan, incluso en medio de las dificultades. “Cuando llegaron a la casa, vieron al niño con María, su madre, y postrándose lo adoraron. Abrieron sus cofres y presentaron como regalos: oro, incienso y mirra”. (Mateo 2:11, NVI 1999).

Versículo de Soporte:

Mateo 6:33  “Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” (NVI 1999)

Superando Amenazas: El Esfuerzo que Da Frutos

José enfrentó amenazas contra la vida de Jesús, pero su esfuerzo diligente y su obediencia a la dirección de Dios permitieron que el plan divino se llevara a cabo con éxito. De manera similar, los empresarios pueden encontrarse con amenazas y desafíos en sus empresas, pero con una planificación sólida y una confianza inquebrantable en Dios, pueden superar cualquier adversidad (Mateo 2:13-14).

Versículo de Soporte:

Proverbios 16:3 “Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán.” (NVI 1999)

Administradores, no Propietarios: Colocando la Confianza en Dios

A medida que planificamos y trabajamos en nuestros negocios, es crucial recordar que somos administradores designados por Dios, no propietarios autónomos. Dios es el dueño supremo y nosotros somos responsables de administrar sabiamente los recursos que Él nos ha confiado: “Que todos nos consideren servidores de Cristo, encargados de administrar los misterios de Dios. Ahora bien, a los que reciben un encargo se les exige que demuestren ser dignos de confianza”. (1 Corintios 4:2, NVI 1999). Este recordatorio nos insta a confiar en Dios y a reconocer que, aunque planificamos diligentemente, es Él quien lleva a cabo Sus propósitos en última instancia.

Versículo de Soporte:

Proverbios 3:5-6 “Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas.” (NVI 1999)

Conclusión: Empresarios del Reino, Confíen en el Plan Divino

Esta Navidad, y en cada paso de nuestros proyectos empresariales, recordemos que nuestra planificación y esfuerzo deben ir de la mano con una confianza firme en el plan divino. Así como la empresa del reino de Dios logró el nacimiento milagroso de Jesús, nuestras empresas pueden prosperar cuando confiamos en Dios como nuestro guía y proveedor.

Jeremías 29:11 “‘Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes’, afirma el Señor, ‘planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.’ (NVI 1999)

Que esta temporada navideña sea un recordatorio constante de que somos parte del plan divino y que, al confiar en Dios, nuestros esfuerzos empresariales estarán respaldados por el Creador del universo. 

¡Que tengas unas festividades llenas de propósito, éxito y la paz que solo Dios puede dar!

 

Por María del Pilar Salazar

Decana Académica

Universidad Cristiana Logos: https://www.logos.university/

Facebook: https://www.facebook.com/leccionesbibliayciencia/

YouTube: https://www.youtube.com/@LeccionesdeBibliayCiencia

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder a sus preguntas. Pregúntanos cualquier cosa!
👋 Hola, ¿cómo puedo ayudar?