Home Aprendiendo del liderazgo de David

Aprendiendo del liderazgo de David

Aprendiendo del liderazgo de David

Todo cristiano en fe debe tener la certeza que en las batallas que enfrentamos hoy nuestro Señor Jesucristo está peleando y ganando por nosotros.

Por ello, despertemos y veamos con un hábil ojo entrenado para ver más allá del horizonte (sobre la sangre del Cordero) lo que realmente fuimos creados para ser, hacer y crear, verdaderos líderes en el Señor.

La acción de Dios sobre sus hijos

Desde siempre Dios actúa de forma sobrenatural sobre sus llamados y escogidos. Es y debe ser una lección de confianza del líder cristiano.

Evitemos entonces la queja, que es el arte de acumular pequeños enojos, cierre  el paso a la murmuración y toda manifestación de debilidad y temor infundados. Él siempre está con nosotros en todo momento.

Las disposiciones son para la hora (el corto plazo), los principios para las edades (el largo plazo). Eso lo hace Dios. Nos da un plan general (visión) y uno detallado para la vida santa (misión).

La perspectiva es desde adentro (el centro) hacia afuera (la periferia) porque la religión se origina a través de un Dios santo de tal manera que nuestras vidas sean un acto de adoración (un modelo exacto de Jesús, en miniatura).

La Vida y obra de David

Dios tenía un propósito con David y venía formando su personalidad desde antes de su llamamiento. Dios tiene un propósito con cada uno de sus hijos, sin embargo muchos se inhabilitan para tomar las victorias que Dios les quiere entregar.

Cada uno de nosotros tenemos que pelear la buena batalla de la fe. Observemos cómo venció David al enemigo, tuvo distintos niveles de oposición; desde el ser mal interpretado por su propia familia. (1Sa 17:28), hasta la subestimación por parte de su ejército (1Sa 17:33); se le consideró incapaz de usar las armas y dotación que se usaba en aquellos tiempo (1Sa 17:38); fue subestimado por el enemigo (1Sa 17:42-44).

David consciente de tener el respaldo de Dios, tuvo claridad de ser soldado activo de su ejército. (1Sa 17:26); sabía que el enemigo era temible pero se decidió a enfrentarlo (1Sa 17:31-32);demostraba una fe ejercitada y práctica (1Sa 17:34-37).

De igual manera, David usó el respaldo que Dios le dio pues tomó las armas con las que antes El lo había apoyado e ido a la batalla (1Sa 17:40); con valentía declaró ante el enemigo su verdadera confianza en Jehová (1Sa 17:45-47); decidido hace su parte con diligencia (1Sa 17:48- 49); termina el propósito que tenía (1Sa 17:51).

David alcanzó para disfrutar las consecuencias de la victoria afectando el valor de los ejércitos a favor del de Dios (1Sa 17:52); dejó testimonio de la victoria (1Sa 17:54); en victoria llegó delante del rey (1Sa 17:57); fue honrado por el rey y por todo el pueblo (1Sa 18:2); cuando Dios exalta a un siervo hasta los reyes le pueden envidiar (1Sa 18:7-8).

Líderes como David

Victorias muchas obtenemos todos los días, como también su misericordia. Si estamos preparados como conviene seguramente las disfrutaremos como valientes escogidos.

Practiquemos pues la fe victoriosa en lo poco y llegará el minuto en que la usaremos en lo mucho. La misión se debe completar con sumisión porque Dios lo insignificante lo vuelve grandioso.

 

Escuchar al Señor y obedecerle (Efesios 5:15):

para ordenar mis pasos (Salmo 119:125);

para amar su bendita Palabra,

para recibir dirección clara y oportuna,

evitando las decisiones equivocadas,

eliminando las preocupaciones y afanes (Filipenses 4: 6-7)

recibiendo calma, seguridad y paz (Isaías 32:30),

invitando a Dios a que participe de nuestras actividades (Proverbios 3:5-6);       recibiendo confianza, eliminando angustias, recibiendo discernimiento para ver lo trascendental, la respectiva fortaleza y un vigor revitalizado.

 

Un nuevo tipo de líderes, buscar construir y dejar un legado, abrir las sendas correctas serían algunos de los desafíos para la época de hoy.

Maxwell, John C., ha reducido lo que busca de un líder potencial, a diez cosas que señalo a continuación en orden de importancia según su parecer: Hace que las cosas sucedan, Va y aprovecha las oportunidades, Influye sobre otros, Agrega valor, Atrae a otros líderes, Equipa a otros, Suministra ideas inspiradoras, Posee actitudes positivas fuera de lo común, Vive de acuerdo a sus compromisos, Es leal.

David era un gran hombre difícil de emular. Descolló como escritor, guerrero, administrador, músico. Talentoso al servicio útil del Señor. Aprendamos de él y dejemos revelar el líder que Dios esta formando en nosotros.

 

Author: Logos Empresarios

One Comment

  1. Muy buen mensaje.
    Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.