En el ámbito bíblico, ¿Qué ha ocurrido? Grandes desastres espirituales, muy vergonzosos, que han sucedido a través de un hecho natural provocado. En este caso contextual, solo veremos a dos ungidos de Dios que actuaron humanamente dejándose llevar por la vista de sus ojos y por la concupiscencia de sus corazones trayendo horribles  consecuencias físicas, que alteró el orden regular de las cosas por el hecho de cada uno haber visto a una mujer hermosa con un interés sexual, como ser: Sansón:

“Descendió Sansón a Timnat, y vio en Timnat a una mujer de las hijas de los filisteos” (Jueces 14, 1).

Y con esa mujer se casó; pero fue traicionado por ella debido a la debilidad de haberle declarado el enigma. Sansón, reaccionó muy enojado y se marchó a la casa paternal. Después de algunos días vuelve; pero su suegro pensó que la odiaba y según la costumbre filistea, la dio por mujer a su compañero de bodas. Sansón se enoja muchísimo y opta por vengarse quemándoles las cosechas. 

“Y dijeron los filisteos: ¿Quién hizo esto? Y les contestaron: Sansón, el yerno del timnateo, porque le quitó su mujer y la dio a su compañero. Y vinieron los filisteos y la quemaron a ella y a su padre” (Jueces 15, 6).

Después fue mucho más trágico su proceder:

“Fue Sansón a Gaza, y vio allí a una mujer ramera, y se llegó a ella” (Jueces 16, 1).

Viudo ve a otra filistea, la bella Dalila:

“Después de esto aconteció que se enamoró de una mujer en el valle de Sorec, la cual se llamaba Dalila” (Jueces 16, 4).

Quién también lo traiciona, donde Sansón fue apresado y le sacan ambos ojos y lo esclavizan:

“Más los filisteos le echaron mano, y le sacaron los ojos, y le llevaron a Gaza; y le ataron con cadenas para que moliese en la cárcel” (Jueces 16, 21).

Pero, años más adelante, ¿Qué le ocurre a otro gran personaje bíblico?

El gran rey David miró a Betsabé, y la codició aun siendo mujer casada, la hizo venir a palacio:

“Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego ella se purificó de su inmundicia, y volvió a su casa” (2ª Sa 11, 4).

 

Frente a este gran tema que no deja de ser de gran sensibilidad en la actualidad, de interés y a la vez, de muchísimo cuidado a todo nivel en los días de hoy porque, igualmente, nos ronda a cada cristiano, sin distingo alguno. Sobre todo a los jóvenes solteros, señoritas y casados, ancianos viudos y viudas, y según sea la condición insatisfechamente sexual que vivió durante gran parte de toda su vida matrimonial, es aún peor.

Ante la carencia de jóvenes y señoritas casaderas en sus propias congregaciones, en la internet hay un portal informáticamente cristiano donde, muy respetuosamente, se escribe acerca de que un joven o  una joven cristiana puedan conocerse para conversar con fines serios para, más adelante, formar en el temor del Señor un gran matrimonio para la honra y la gloria de Dios. 

¡Que así sea!   

Pero en la calle vemos a muchas mujeres que a través de vestimentas afines, gestos actitudinales y varias cosas más que atraen, debido a que en muchos casos, ha hecho detener a más de un hombre para no tan solo asombrosamente ser contempladas sino que miradas con gran codicia:

“Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” (Mt 5, 28)

Este tipo de mirada, generalmente ocurre en muchos cristianos que han descendido a como un carnal y la mujer que visualmente presta su cuerpo para que el cristiano débil u hombre mundano adultere o fornique con ella en su corazón. Por esa razón, no están exentos de caer en la tentación. Y al caer en la consumación de la tentación han arruinado su testimonio delante de su familia, de la congregación, y su ministerio juntamente con la vida espiritual que resulta en la consumación del pecado de muerte. Para ser librados, es muy necesario que, cada día, encomendemos nuestros pasos al Señor y que ante nuestra fragilidad, Él misericordiosamente extienda Su mano y nos aparte liberándonos del pecado de muerte.  

Sobre todo sí es una mujer joven, despertará mucho más admiración y también, según quién la mire, despertará mucha codicia a su paso, porque la mayoría de ellas saben cómo utilizar los encantos de mujer curvilíneamente hermosa que tiene; pero, por otro lado, descuida el pudor y su integridad femenina. Pero si ambas cosas las equilibra, en el temor de Dios, puede llegar a ser una gran mujer virtuosa. Porque viste lo que le acomoda. Analiza lo que hay en cada temporada, sí es cristiana sólo usa de la moda lo que le favorezca como hija de Dios y no lo que la moda que el mundo, le quiere imponer:

“Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos”(1ª Tim 2, 9).

Su sonrisa cuando es jovial, también es muy agradable y, a la vez, muy encantadora y así hace cambiar la actitud de quien le mire. Porque la sonrisa es un gran gesto de simpatía que adorna mucho más hermosamente el rostro. Sobre todo, cuando utiliza el perfil del ángulo perfecto de girar su cara, la forma de su mirada y la apertura correcta de sus labios, si enseña su hermosa dentadura o no, tiene mucho que ver. 

Sí sonríe al paso, a cualquiera que le simpatiza o le interesa a ella. La sonrisa, es muy cierto que hace toda la diferencia; la hace lucir mejor porque le permite proyectar una imagen corporal mucho más digna. Esto derrite a cualquiera y es uno de los rasgos que los hombres notamos casi inmediatamente en una o más mujeres.

Sabe usar sus ojos. Aunque parezca inverosímil, con su mirada se producen reacciones químicas y se acelera el ritmo cardiaco. Porque los ojos son el reflejo del alma y los hombres inconscientemente lo sabemos, por ello es uno de los atributos que llaman mucho más  su atención.

Afirma una investigación publicada en Archives of Sexual Behavior:

“Si mantienen la mirada fija por más de 8,2 segundos es señal de que sucumbió a los encantos de la mujer”.

Usa el perfume adecuado, que es otra forma de decir quién es y que al paso hace sentir que ha pasado una bella mujer que deja atrás la estela de una fragancia que, generalmente, resulta embriagadora.

Sabe usar sus manos y el cuerpo. De esa forma logra atraer las miradas de todos los hombres que la miren a su alrededor, y cuando quiere lograr un objetivo fijo, solo al de su interés le muestra una actitud sexy.

El cabello. Una cabellera larga y abundante atrae a los hombres porque lo relacionan con la salud, juventud y fertilidad. Además ayuda a disimular algunos rasgos faciales o exaltar mucho mejor la belleza de su cara. Tiende a hacer que la línea de la mandíbula se vea más perfilada y los pómulos con mayor definición.

El contorno pélvico. La proporción de las caderas y la cintura también es otro gran atractivo que atrae la mirada de los hombres. Para ellos, este tipo de cuerpo es más sensual, símbolo de fertilidad y de buena salud en general.

Steven Platek, neurocientífico de la Universidad Georgia Gwinnett College en Lawrenceville, Estados Unidos, dice que “los cuerpos curvilíneos activan el sistema de recompensa en el cerebro, produciendo un efecto de placer tal como pasa con la cocaína”.

Después de la sonrisa y los ojos, la mirada de los hombres se fija discreta o activamente en los senos de la mujer, aunque no necesariamente sean tan vistosos. Pero, regularmente se prefieren mirar los de un tamaño discreto; pero, si bien formados. Además de todo lo anterior, según encuestas y publicaciones, los hombres consideran que las piernas largas son otro atractivo que en la mujer suelen verse a primera vista. Es decir, son varias las partes del cuerpo femenino que pueden resultar irresistibles para la mirada de uno u otro hombre.

Conclusión: 

Las actuales generaciones de féminas pese al gran impacto de las nuevas modalidades digitalmente tecnológicas  que bajo nuevos códigos culturales de dominación androcéntricamente masculina han perfeccionado y marketinado su forma de ser y de vestir porque saben cómo marcar la diferencia para no pasar inadvertidas, sino que ser el centro de atención de índole sexual ya que muchas de ellas se han visto enfrentadas a la exhibición de sus cuerpos bellamente joviales para la estimulación de ser deseadas y codiciadas para goce del consumo de la mirada masculina. 

Y lo que es más triste que en nuestro ámbito cristiano el tema de la exhibición femenina, generalmente, levanta muchas controversias, donde varias señoritas, sin el temor de Dios, lo tildan de machista por el hecho de tratar el uso de faldas cortas y apretadas, blusas semitransparentes y otras cosas que sería largo numerar. 

 Dr. Ivan Pereira

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

Biblia de Estudio Pentecostal, Versión Reina Valera, 1960, Editorial Vida.

Microsoft® Encarta® 2009. © 1993-2008 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

CIBERGRAFÍA:

https://www.google.cl/search…

 ¿Por qué hay tantas selfies sexys de mujeres en redes…www.sopitas.com › entretenimiento › razón-selfies-sexy…

 La espectacularización del cuerpo femenino en Facebookwww.revistacontenido.com › uploads › 2015/12 › RC6…

PDF

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Descarga gratis el libro:
 
"LAS REFLEXIONES SOBRE LA DIEZ PARABOLAS"
SUBSCRIBETE GRATIS
close-link