Hacer las cosas, y ser más productivo como propietario de una pequeña empresa no tiene por qué ser complicado. Y cuando un cambio requiere poco esfuerzo, es más fácil mantenerlo, que uno que requiere mucha preparación o herramientas especiales. De hecho, encontrará que algunos de estos impulsores de la productividad son lo suficientemente simples como para probarlos tan pronto como haya terminado de leer esto, y su efectividad está respaldada por la ciencia. Así que aquí hay siete trucos simples para ser más productivo, comenzando ahora.

1-Trabaja con ruido de fondo, no distracciones

¿Alguna vez le ha resultado difícil concentrarse en el trabajo debido al ruido? Tal vez las conversaciones telefónicas de sus empleados llamen su atención desde la oficina de al lado. O quizás las idas y venidas de los clientes en su tienda, aunque necesarias y bienvenidas, interrumpen su enfoque. En lugar de desear un lugar de trabajo más tranquilo, ¿por qué no agregar un poco más de ruido? La ciencia dice que puede ayudar.

Como informó recientemente la revista Time, los investigadores de la Universidad de Yamaguchi en Japón descubrieron que, si bien el ruido de fondo favorece la productividad, el ruido de la oficina, como las conversaciones, lo distrae de la tarea en cuestión. Entonces, en lugar de ponerse tapones para los oídos en el trabajo, cierre la puerta de su oficina. Intente usar auriculares y reproduzca un ruido de fondo suave y constante, como música sin letra o sonidos de la naturaleza, para aumentar la productividad cuando tenga un lugar de trabajo ruidoso. Y si eso falla, diríjase a una cafetería concurrida donde un flujo constante de ruido de fondo podría ser justo lo que necesita para concentrarse.

2-Toma una siesta de café o una siesta de gato

Si usted es como muchos propietarios de pequeñas empresas con falta de sueño, es posible que sienta que está demasiado ocupado para dormir las 7 a 8 horas sugeridas por la noche. Y olvídate de añadir una siesta durante el día, ¿quién tiene tiempo? Sin embargo, si está buscando una manera fácil y barata de aumentar la productividad, una siesta al mediodía de 20 a 30 minutos podría ser la respuesta, especialmente si se trata de una siesta de café.

Una siesta de café simplemente se refiere a beber una taza de café y luego dormir durante unos 20 minutos. Aunque es un estimulante que puede mejorar el tiempo de reacción, la cafeína del café tarda unos 20 minutos en llegar a su sistema. Y dormir reduce la adenosina química cerebral que se acumula cuando estamos despiertos y puede contribuir a la confusión mental. La cafeína actúa inhibiendo los receptores de adenosina. Por lo tanto, tomar una siesta mientras le da la cafeína de su café para que entre en acción podría ponerlo alerta, concentrado y listo para trabajar cuando se despierte.

Incluso si el café no es lo tuyo, una siesta por sí solo podría ser suficiente. Investigadores de la Universidad de Michigan descubrieron que las siestas en el lugar de trabajo aumentan de manera efectiva la productividad. El estudio reciente de 40 sujetos encontró que aquellos que tomaban la siesta eran más capaces de “perseverar en tareas difíciles o frustrantes”. En otras palabras, podían llevar a cabo sus tareas y, por lo tanto, eran más productivos que aquellos que no dormían.

3-Quédate en casa

A veces, la mejor manera de hacer el trabajo es evitar ir a trabajar. En su lugar, quédese en casa con su computadora portátil, tableta y / o teléfono celular para una sesión de trabajo productiva.

Según una nueva encuesta de 509 trabajadores remotos a tiempo completo realizada por la empresa de participación en el lugar de trabajo TINYPulse, un enorme 91 por ciento de los trabajadores remotos cree que son más productivos trabajando desde casa.

Entonces, ¿por qué no intentarlo y quedarse en casa una mañana o un día a la semana? Mientras los miembros de su familia estén ausentes en la escuela o el trabajo (o se les avise que no pueden interrumpirlo a menos que alguien esté sangrando o algo esté en llamas), esto podría permitirle trabajar en un entorno libre de distracciones. Aproveche la oportunidad de concentrarse sin interrupciones mientras finaliza un proyecto importante o incluso planifica su próxima expansión comercial.

4-Sube el calor

Una de las cosas más rápidas que puede hacer para aumentar la productividad para usted y su personal es simplemente ajustar la temperatura de su espacio de trabajo. Una historia publicada por la Association for Psychological Science (APS) informó que los estudios muestran una relación entre oficinas frías y menor productividad.

De hecho, varios estudios que se remontan a la década de 1940 han demostrado que una temperatura más cálida aumenta la productividad y que la temperatura del lugar de trabajo incluso afecta nuestra percepción y lenguaje.

Tradicionalmente, el calor corporal de los hombres era la base de los ajustes típicos de temperatura en la oficina, sin embargo, un estudio reciente publicado en Nature Climate Change encontró que las mujeres generalmente tienen una tasa metabólica de 20 a 32 por ciento más baja que los hombres. Entonces, si eres mujer, subir la temperatura puede ayudarte a aumentar tu productividad. Pero no lo subas demasiado: la ciencia dice que un ambiente que hace demasiado calor (más de 77 grados Fahrenheit o 25 grados Celsius) en realidad puede obstaculizar tu productividad, según la APS.

5-Bebe más agua

Si bien es probable que conozca los beneficios para la salud de beber más agua, ¿sabía que aumentar su ingesta de agua también podría aumentar su productividad?

Si bien la deshidratación severa se ha relacionado durante mucho tiempo con una capacidad cognitiva deteriorada, estudios más recientes han encontrado un vínculo sorprendente entre la deshidratación leve y nuestra capacidad de concentración, lo que a su vez nos ayuda a trabajar de manera más eficiente.

Según un informe del Journal of Cerebral Blood Flow & Metabolism, los científicos del Instituto de Investigación del Cerebro y la Mente de Weill Cornell Medical College descubrieron que la deshidratación leve (definida como “pérdida de agua por debajo del 5 por ciento de nuestro peso corporal”) interfiere con el aumento del flujo sanguíneo necesario para una actividad neuronal adecuada. Sentir incluso un poco de sed significa que puede no alcanzar su productividad máxima.

Entonces, a pesar de los descansos adicionales que beber más agua puede agregar a su día, mantenerse hidratado podría ayudar a evitar la confusión mental y mejorar su concentración mental para que pueda hacer más.

6-Consigue una luz azul

Si sucumbe a la niebla mental después del almuerzo y no puede tomar una siesta en el trabajo, pruebe con un impulso cerebral de luz azul al mediodía, dicen los científicos. Por las mismas razones por las que no debe revisar su teléfono, computadora portátil o tableta justo antes de acostarse (hace que sea más difícil conciliar el sueño), la exposición a la luz azul puede hacer que esté más alerta y atento, lo que aumenta la productividad.

Un estudio de junio de 2016 de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño publicado en la revista científica Sleep encontró que los sujetos expuestos a la luz azul en una habitación oscura terminaron las tareas cognitivas más rápidamente que el grupo de control. Lo que es aún más interesante es que los sujetos solo necesitaron 30 minutos de exposición a la luz azul y que el efecto continuó durante más de otros 30 minutos después de que terminó la exposición. Por lo tanto, programe un descanso para la luz azul justo antes de centrar su atención en tareas difíciles o complicadas que requieren su atención completa.

7-Trabaja menos horas

La jornada laboral de seis horas parece estar impulsando la productividad en Suecia, así que ¿por qué no aquí?

En los últimos años, varios medios de comunicación como CNN, BBC y New York Times han informado de que un número cada vez mayor de empresas en Suecia están experimentando con jornadas laborales de 6 horas. Si bien la idea era mejorar el equilibrio entre el trabajo y la vida privada, la jornada laboral más corta parece aumentar la productividad. Y los estudios científicos respaldan las afirmaciones anecdóticas de estas noticias: que cuando trabajamos menos horas cada día, estamos más concentrados y somos más productivos.

Un estudio conjunto de 2014 entre la Universidad de Stanford y el Instituto para el Estudio del Trabajo encontró una relación no lineal entre la producción y las horas trabajadas en el desempeño de las trabajadoras de municiones. Entonces, en algún momento, conocido como “horas límite”, la relación entre las horas y la producción cambia, y la producción disminuyó a medida que aumentaba la cantidad de horas trabajadas. En términos simples, nuestra productividad cambia después de trabajar una cierta cantidad de horas, lo que sugiere que en realidad somos más productivos cuando trabajamos menos horas.

Entonces, aunque pueda parecer contradictorio, trabajar menos horas cada día podría aumentar su productividad.

Ser más productivo en el trabajo no requiere necesariamente contratar a un costoso experto en eficiencia, cambiar drásticamente su rutina o invertir en un curso que requiere mucho tiempo. Y aunque no todos estos trucos pueden funcionar con su estilo de vida, estilo de trabajo o personalidad, ¿por qué no intentarlo? Probar solo uno o dos a la vez requiere poca inversión de tiempo y dinero, y son fáciles de desechar o cambiar si no funcionan.

Traducido al inglés por Google Translator

Editado por Mirtha Rodríguez

Título original:

7 Surprisingly Simple Tricks to Get More Done (Backed by Science!)

Autor: Sarita Harbour

https://sba.thehartford.com/business-management/get-more-done/?cmp=EMC-SC-SBA-07757259&eml=1

 

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Descarga gratis el libro:
 
"LAS REFLEXIONES SOBRE LA DIEZ PARABOLAS"
SUBSCRIBETE GRATIS
close-link
WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder a sus preguntas. Pregúntanos cualquier cosa!
👋 Hola, ¿cómo puedo ayudar?