Resolviendo Nuestro Conflicto con el Cielo

Lo principal que debemos hacer cada día, es morir nosotros mismos y hacer crecer a Cristo en nuestras vidas, sabemos que esto es un proceso, pero si no lo hacemos estaremos cada día culpando a Dios, culpando a nuestros hermanos y a nuestros semejantes de porqué somos así. Pero en la realidad, debemos comprender que nuestro enemigo somos nosotros mismos, hasta que entendamos que debemos reconciliarnos con Dios primeramente y luego con nosotros seremos verdaderamente libres y entender cómo dice las escrituras, “… Él nos hizo y no a nosotros mismos” (Biblia Reina-Valera, 1960, Slm. 100:17).  Es importante comprender que Dios a pesar de nuestras limitaciones y defectos físicos, igualmente Dios tiene propósitos eternos.

 Dios cuando creó al primer hombre, lo creó para que viviera eternamente, pero a causa de revelarse en contra de su mandato el pecado entró en el hombre contaminando así, su creación y por causa del pecado entra también el deterioro físico del del ser humano, las enfermedades, el envejecimiento del cuerpo y por ello no podemos culpar a Dios, más bien por su misericordia, nos da la oportunidad de reconciliarnos con Él cuando merecíamos la condenación eterna.  

Características muy notables entre la condición humana y la vida de Jesucristo en la tierra entre las cuales están: 

Nuestros Padres: no lo podemos escoger, pudieron haber sido malos, pero gracias a ellos Dios nos permitió nacer en esta tierra.

Su origen paterno: Aunque Jesucristo, nació en pobreza, despreciado por su familia y por su pueblo, probado en todo y muerto por los romanos, pero gracias a su vida y resurrección nos hizo el puente para también tener como nuestro Padre al Dios Eterno.

Nuestro tiempo en la tierra: pueden ser las condiciones más difíciles, pobreza, hambre o muchos recursos para vivir cómodamente, pero igual necesitamos a nuestro creador.

Su tiempo en la tierra: En el nacimiento de Jesús, la tierra de Israel estaba bajo dominio del Imperio Romano, en aquel entonces hubo grandes asesinatos de menores de dos años, solo por la misericordia de Dios escapó de ser asesinado.

Nuestra Etnia: pudimos haber nacido en cualquier parte del mundo, cultura, raza, ser negro, blanco, amarillo, achinado, ser discriminado por nuestra raza o por nuestra cultura. Más su propósito divino nunca se aparta.

Su etnia: nacido en una de la raza más despreciada de aquel entonces, con continuas guerras por reinos vecinos.

Nuestro género: Dios nos hizo a su imagen y semejanza, nos creó hombre y mujer, a pesar de que la ciencia que se revela contra Dios al cambiar el sexo de una persona, pero solo es cambiar su exterior. Acá hay que entender que Dios, tiene su propósito con cada persona en este mundo. 

Su género: siendo el primer nacido de su madre y padre (adoptivo), debía tomar el trabajo de su padre el de carpintero.

Nuestro Aspecto físico: Aunque a través de la ciencia médica, hemos podido cambiar varios aspectos físicos, como, los dientes, el rostro, el color de cabello y otras partes del cuerpo. Lo que hace el pecado es no aceptar como Dios nos hizo.

Su aspecto físico: “… no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, más sin atractivo para que le deseamos” (Biblia Reina-Valera, 1960, Is. 53:2).” (Dania,12 de octubre de 2023, pp. 3-5) 

 

Referencias Bibliográficas

  1. Dania, E. (12 de octubre de 2023). Resumen Descubriendo tus Dones. Curso IBLO No. 10 -IPTH301 La Mecánica de Preparar Líderes. Universidad Cristiana Logos -UCL- 
  2. Apuntes del Profesor José Juan Sosa Morales.

 

Autor: José Juan Morales Sosa

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder a sus preguntas. Pregúntanos cualquier cosa!
👋 Hola, ¿cómo puedo ayudar?